Regulaciones venezolanas ponen en jaque el comercio de criptos y divisas extranjeras

El 2020 ha sido un año que ha afectado en muchos sentidos a la población mundial, en algunos casos a unos países mucho más que a otros, Siendo Venezuela una nación que no escapa a ésta realidad, la cual ha acrecentado muchos de los problemas que ya existían dentro de su territorio y que mantienen a su población dentro de una gran crisis económica.

La población venezolana durante años ha logrado sobrellevar todas las adversidades gracias a su capacidad de adaptarse y a su perseverancia, reinventando constantemente su estilo de vida, mientras evalúa cualquier alternativa funcional y eficiente que pueda adoptar.

Cuando se habla de materia económica, las criptomonedas han sido un fuerte aliado del venezolano ante una moneda nacional (el Bolívar) que se encuentra devaluada, casi sin valor adquisitivo y con la dificultad de adquirir monedas extranjeras como el Dólar.

El actual gobierno del país Latinoamericano ha mantenido una relación de amor – odio hacia las criptomonedas, prohibiendo y legalizando diversos factores dentro de su ecosistema, y aunque actualmente las autoridades se encuentran a favor, existe mucho trasfondo ante ésta postura.

Sanciones y censuras, factores a considerar para operar en Venezuela.

Durante el presente año 2020, se han dado políticas para potenciar el sector económico, teniendo como premisa impulsar la adopción definitiva del Token nacional el Petro, y aunque el gobierno intenta promocionarlo cada vez con mayor fuerza e incluirlo en cualquier institución u operación oficial posible, la realidad es que desde su creación no ha sido bien recibido por la población y la comunidad cripto del país, haciendo notar que la preferencia de la población está orientada hacia otros activos como el Bitcoin, Ethereum y Dash.

Sin embargo para que el venezolano pueda operar sus cripto debe recurrir a los Exchanges, es importante destacar que dado a que el país es actualmente la tercera nación más criptoactiva del mundo, muchas plataformas operan dentro de su territorio y se podría pensar que eso representa un ambiente muy prospero para el criptocomercio, y en esencia si lo es, aunque se podría especular que no a largo plazo.

A día de hoy existe plataformas que han sido censuradas por la Sunacrip, destacando como ejemplo el caso de Coinbase, cuyo portal ya no se puede visualizar dentro de Venezuela, otros han dejado de operar dentro del país como Paxful, Bittrex y Bakkt, entre otras, debido a las políticas internas del país y a las sanciones impuestas por EE.UU hacia funcionarios de la nación.

Estos factores hacen pensar que el ecosistema cripto podría peligrar si ésta situación continua y las plataformas poco a poco dejan el país, haciendo que el venezolano disminuya sus opciones para operar criptos y desestabilizando aún más la economía, lo que sumergiría a la población en una crisis mucho más profunda de la que ya existe.

Criptocurrencias.com no se hace responsable de los comentarios expuestos aquí, las opiniones mostradas, son el análisis del autor. Las inversiones implican un riesgo, para el cual se debe preparar investigando antes de tomar cualquier decisión.

Autor: Viannys Andrade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *