Nuevas regulaciones en el criptoespacio Venezolano, vuelven legal la minería de Bitcoin

En Venezuela, la minería de criptomonedas era una actividad que no contaba con la debida aprobación de las autoridades, esto motivado a sus posibles efectos nocivos al ambiente y al servicio eléctrico del país, sin embargo ésta percepción está cambiando ya que la criptominería ha logrado el estatus de actividad legal dentro de la nación.

Para los Venezolanos, la minería era una actividad de riesgos,  por a las estrictas regulaciones y permisos con los que se deben contar o incluso ante el hecho de que estaba prohibida en regiones del país (como las zonas residenciales del estado) muchas personas practicaban esta actividad de forma ilegal, a expensas de ser atrapados, recibir sanciones penales y la confiscación de sus equipos (ordenadores).

Sin embargo, de acuerdo a la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (SUNACRIP) bajo sus funciones como una entidad pública del Estado Venezolano, ha impartido un nuevo decreto mediante el cual se hace oficial que “Minar Bitcoin en Venezuela” ahora es totalmente legal.

Este nuevo decreto conformado en ley, permitirá al ente público regular cualquier tipo de operación vinculada a los criptoactivos, es decir, el uso, la comercialización, importación y creación de equipos de minería en territorio Venezolano.

La criptominería y su legalidad controlada.

Pese a que el decreto que minar Bitcoin o cualquier otro tipo de criptomonedas es legal, no implica que sea una actividad de libre ejecución, puesto que las autoridades consideran que es necesario supervisar éste sector para que sea efectivo dentro del país.

Con el fin de lograr dicho propósito, las personas que residen dentro de Venezuela y que presentan interés en practicar la minería de criptomonedas de forma legal, deben contar con la documentación y permisos necesarios, los cuales son solicitados ante la SUNACRIP, aunque de momento se desconoce si dichos trámites tendrán un costo y/o cual será.

Además de ello, la entidad del estado informo que otra de las normas a seguir es formar parte del Registro Integral de Mineros (RIM), creado por SUNACRIP, éste registro permite conocer más sobre las personas que ejercen la criptominería, pues estos deben otorgar información referente a las transacciones que realizan y qué tipo de actividades relacionadas con las minería llevan a cabo, así como el tipo de equipo que utilizan.

Venezuela instaura un Pool Nacional.

La nueva ley sobre los criptoactivos, indica que dentro del Territorio Venezolano se conformará un Pool de Minería Digital Nacional, con la finalidad de unir a todos los criptomineros Venezolanos dentro de una misma plataforma, el registro en el Pool será obligatorio y si una persona trabaja fuera de él, incurrirá en un delito que puede ser penalizado.

Ésta situación implica beneficios y posibles dudas sobre el desarrollo de la criptominería Venezolana, puesto que un Pool representa un sistema centralizado que une a diversos mineros para trabajar en conjunto por una recompensa (pago que luego es repartida a cada miembro que trabajó).

La duda sobre la eficacia de este sistema, reside en que las autoridades Venezolanas estarán encargadas del control y manejo del Pool Nacional, por consiguiente será el Gobierno el encargado de repartir los Bitcoins de recompensa a los mineros Venezolanos, poniendo en un estado vulnerable al Pool dado la ineficiencia de los funcionarios públicos que pueden incidir en el cobre de impuestos a los mineros o incluso la congelación de sus fondos, aunque estos hayan trabajado, alterando así la estabilidad de la actividad.

El decreto de ésta nueva ley entró en vigencia durante ésta semana luego de ser publicado el 21 de Septiembre en la Gaceta Oficial de la República, bajo el número de archivo 41.969.

Criptocurrencias.com no se hace responsable de los comentarios expuestos aquí, las opiniones mostradas, son el análisis del autor. Las inversiones implican un riesgo, para el cual se debe preparar investigando antes de tomar cualquier decisión.

Autor: Viannys Andrade.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *