No es evolución, es adaptación.

Mi madre me dijo: No es posible que en los últimos 50 años la evolución tecnológica sea tan exageradamente rápida, la única explicación posible: “Los extraterrestres”.

Ciertamente, para todas las personas que no estamos en el mundo de la tecnología, podría parecer asombroso tantos avances en tan poco tiempo: celulares, video llamadas, microchip, aeronaves, internet y #criptomonedas obviamente con su séquito de #blockchain y mineros por todo el planeta.

Justamente a esa última revolución financiera quisiera hacer referencia, con el detalle que solo puede tener una persona, que hasta hace poco no sabía nada sobre el tema, compartiendo con ustedes cómo llegué a comprender y amar esta tecnología.

Regresaba de un viaje al exterior, cuando recibí una llamada ofreciéndome empleo, el cual consistía en formar parte del equipo de adopción de una reconocida criptomoneda, inmediatamente en mi cerebro resonó la palabra “Fraude”, pero una amiga que estaba con mi esposa y conmigo en ese momento, (la cual es digna representante de la generación “Z”) , y escuchaba la conversación telefónica que yo estaba sosteniendo, me gritó inmediatamente “ACEPTA EL TRABAJO”, y como un mensaje del cielo accedí a participar en la adopción de un mundo del cual jamás saldría.

Al entrar al universo del blockchain, #bitcoin, #altcoin, escalabilidad y otros términos imposibles de entender para el usuario promedio, me di cuenta de una realidad: la evolución tecnológica había hecho su parte, nos tocaba a nosotros adaptar esa evolución al usuario promedio.

Los equipos de adopción deben adaptar su léxico y sus procesos a los ya conocidos por los usuarios, pero debemos respetar e incentivar el ciclo de adaptación a un nuevo método financiero, que no posee las restricciones, limitaciones e impuestos de la banca tradicional pero tampoco la plataforma “amigable” que estos brindan al usuario.

Es por esto que muchos «equipos de adopción» fracasan en su intento por integrar este nuevo método de pago al mundo actual, no entendemos que si Satoshi Nakamoto era un “alienígena” nosotros debemos adaptar su idea para las personas de la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *