La estructura organizacional de las criptomonedas en Venezuela

El mundo está transitando por un cambio en la era #financiera, la cual NO es necesariamente un cambio de los patrones de consumo o de uso del dinero, lo que nos lleva a analizar qué debemos hacer estructuras similares a los patrones utilizados frecuentemente. Las estructuras #económicas y financieras se han venido desarrollando durante siglos y recoge el resultado de los comportamientos de las personas en relación al dinero y su adecuada regulación y control. En al contexto actual,  se podría indicar que está cambiando el tipo de #moneda, más no su forma de uso ya que esta última se encuentra inmersa en el ADN social.

Basado en esta premisa, podemos deducir  que los profesionales que trabajamos en el mundo #criptofinanciero tendríamos que hacer un menor esfuerzo en educar a la sociedad en relación al significado de las #criptomonedas, y en su lugar enfocar esfuerzos en resaltar  los beneficios que puedan otorgar las mismas a la cotidianidad de la sociedad, con procesos y patrones de consumo similares a los tradicionales de tal manera que con “el uso se fortalece el conocimiento”. Esta orientación se basa en el principio Robinsoniano de “aprender haciendo” el cual nos compromete a desarrollar mecanismos para que las personas en general puedan hacer uso de las criptomonedas.

Del mismo modo en el ámbito #regulatorio y #organizacional debemos esforzarnos en  simular y regular el comportamiento económico de la población. Actualmente la estructura regulatoria (reglas claras) para el mundo de las criptomonedas es muy escasa e incipiente. En algunas naciones solamente han regulado su prohibición para evitar su avance y evolución. En otros casos naciones y organizaciones han estructurado su marco regulatorio para apoyar el desarrollo del #ecosistema.

Tal es el caso de #Venezuela, primer país en declarar una criptomoneda nacional y que ha hecho importantes avances en el marco regulatorio, establecimiento de bases para su uso. Sin embargo, actualmente su estructura carece de desarrollo para lograr una adecuada aceptación del sector.

Veamos la estructura actual:

Observamos que la Superintendencia Nacional de Criptoactivos (SUNACRIP) por las disposiciones legales actuales genera un solo tipo autorización (Licencia), para la operación como casa de intercambio, la cual permite para operar en cualquier área, esto impide definir y potenciar alguna en especial que se requiera por estrategia económica.

Desarrollando la estructura cripto actual a una más parecida a la tradicional, los organismos podrían impulsar el avance de áreas específicas, necesarias para lograr el fin último que es hacer usable el mundo cripto.

En concreto enumero las propuestas para el sector regulatorio Venezolano:

  1. Seccionar los servicios CriptoFinancieros según el área.
  2. Definir claramente el alcance de cada área.
  3. Generar licencias según servicios a prestar y no una licencia general.
  4. Diseñar estructuras y medios de control y seguimiento de cada una de las áreas, a fin de apoyar el desarrollo de cada sector.

En conclusión si logramos darle una correcta vía legal de desarrollo al ecosistema criptofinanciero, podremos llegar más lejos en menor tiempo. Es momento de ser creativos y audaces para ver lo obvio que nos muestra el mundo financiero tradicional después de siglos de construcción y desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *