Bitcoin: calidad sobre cantidad.

Bitcoin: calidad sobre cantidad.

Tener más dinero, no es más importante que tener un mejor dinero.

La sociedad normalmente, migra a las formas de dinero que le presten mayores beneficios, usualmente esto es más tangible en los países con ciclos inflacionarios, que con la pérdida de valor de su moneda local, las personas buscan maneras de mantener el valor de su trabajo. Esta conducta no es nueva, se repite en la historia con cierta regularidad, así que se puede decir con seguridad que una de las principales causas de la inflación es el “exceso de dinero”, partiendo de este punto podemos explotar y entender el enunciado “calidad sobre cantidad”.

La escasez como un principio.

Si entendemos que un dinero en extremo abundante causa inflación, tenemos que pensar también en el caso contrario, un dinero en extremo escaso, es este aspecto bitcoin rompió paradigmas, con una oferta monetaria finita por diseño (21 millones de unidades). En resumen con una oferta estática contra una demanda creciente, la consecuencia inmediata es una constante revaluación de bitcoin, esto es en extremo novedoso. Adicionalmente, cuanta con un suministro programado e inamovible, en otras palabras es imposible lograr que el protocolo emita más monedas de las que tiene programado, además también es imposible que sean emitidas antes de lo programado, brindando un sistema de planificación monetaria bastante eficiente y al mismo tiempo este protocolo se encarga que los bitcoins que entren en circulación cada vez sean menos.

Bitcoin y el oro.

Tomando en cuenta las reglas que coloca el protocolo de bitcoin para emitir monedas, está claro que tiene una semejanza con el oro desde varios puntos claves:

  • Cada vez la recompensa a los mineros será menor, en consecuencia ya en este punto el suministro de bitcoin no lograría aumentar la oferta significativamente con respecto a las monedas en circulación. El oro cumple el mismo patrón, por sus propiedades químicas tiene baja alterabilidad (tiene una alta resistencia a la corrosión), es decir que prácticamente todo el oro extraído hasta ahora sigue en circulación, así que es en extremo difícil que se aumente la oferta de manera drástica.
  • Minar oro es muy difícil, y la logística para poder lograr esto es muy cara en términos generales, con todo este consumo de recursos el “costo” del oro es alto. En el caso de bitcoin esto se repite, “minar bitcoin” (actualizar y cifrar las transacciones dentro de su cadena de bloques) cada día requiere más recursos, principalmente energía y poder de cómputo.

Estos dos puntos principalmente han logrado que bitcoin se vuelva una reserva de valor en la práctica, evidentemente es un método de pago, pero considerando que el 60% de los bitcoins en circulación no se han movido en mucho tiempo, es claro que buena parte de sus usuarios piensa en la moneda como una reserva de valor.

¿Necesita cantidad en los usuarios?

Explicación del efecto de red.

Hay distintas maneras de ver este punto, efectivamente bitcoin por su naturaleza se ve beneficiado con cualquier aumento del número de usuarios, esto se debe a que cada persona aumenta la posibilidad de comprar bienes y servicios con bitcoin, haciéndolo más atractivo como medio de pago, esto es conocido como “efecto de red”. Sin embargo  después de cierto número de usuarios (sin llegar a la adopción masiva), bitcoin puede beneficiarse más de las dimensiones de los capitales que de la cantidad de usuarios, considerando este uso colectivo que tiene como “oro digital” hay que ahondar más en la analogía.

El oro a pesar de ser una reserva de valor histórica, es usado de esta manera por menos personas de lo que se cree, sin embargo si cuenta con el apoyo de grandes tenedores de capital, esto a partir de cierto punto puede suceder con bitcoin, en teoría no es la “cantidad de usuarios” es la “cantidad de capital”, dando cierta relevancia a la “calidad de los usuarios”.

Obviamente el mercado es joven, y con pocos usuarios aun muchas cosas pueden cambiar, pero en el juego de números siempre hay una constante CALIDAD VENCE A CANTIDAD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *