Estudio revela que la pandemia impulsa la creación de criptomonedas centralizadas

El BIS (Banco de Pagos Internacionales por sus siglas en inglés) reveló en un informe que espera que la crisis del coronavirus sirva como una oportunidad para que los bancos centrales saquen sus propias monedas digitales.

El BIS espera que el impacto de la crisis del coronavirus en los pagos minoristas tengan un efecto multiplicador en el desarrollo de las Monedas Digitales de los Bancos Centrales (CBDC).

Sucede que por los decretos de cuarentena por COVID-19, ir al banco, en muchos sentidos, supone una tarea difícil y también un riesgo. Esto empuja a la gente a hacer un mayor uso de los canales digitales y genera un alza en las transacciones de este estilo.

Un informe del BIS publicado hace énfasis en este aspecto y señala que los obstáculos de la contingencia han permitido ver tanto los puntos fuertes como los débiles de los sistemas de pago existentes.

El documento señala la disminución de las transacciones en efectivo.

En principio, es un método de pago que mucha gente está evitando usar principalmente por el riesgo de contagio. Además, la propia incertidumbre económica ha hecho que muchas personas empiecen a almacenar mayores cantidades de efectivo para protegerse.

Lo anterior se traduce, como consecuencia, en una caída en el número de transacciones diarias que se hacen en efectivo. Según el informe, este escenario de crisis sirve para ver las ventajas y desventajas de cada uno estos métodos de pago.

Por un lado, los pagos digitales han permitido que muchas actividades económicas continúen a pesar de las grandes perturbaciones de la vida cotidiana.

Sin embargo, las desigualdades existentes entre los grupos sociales se han acentuado durante la crisis, en parte por los distintos niveles de inclusión financiera, que pueden afectar negativamente al acceso de las personas a las ayudas gubernamentales.

Partiendo de estas conclusiones del informe, el BIS señala que las monedas digitales emitidas por un banco central (CBDC) están “en la frontera de las oportunidades políticas” para los bancos centrales.

También puede interesarte:

Cerca de 325 millones de usuarios podrían comprar criptomonedas desde PayPal y Venmo

Por último, el BPI señala en el documento que seguirá apoyando a los bancos centrales de todo el mundo en sus esfuerzos de investigación y diseño de una CBDC.

La institución ha pedido una mayor coordinación internacional para garantizar que, después de la crisis, los futuros cambios en los pagos mundiales sean menos fragmentados. Lo que quiere decir que deben ser más inclusivos y más eficientes que antes.

Tomado de diariobitcoin.com